Antonio Flores Jijón: Biografía, su gobierno, sus obras y mucho más

Antonio Flores Jijón fue un político honorable, inteligente, ilustre y un excelente administrador de Ecuador. Fue Ministro Plenipotenciario, con funciones diplomáticas en Washington, Londres y París. Ocupo la presidencia de la república desde 1888 a 1892, y en su gobierno se suscribió el Tratado García – Herrera, en los asuntos limítrofes del país con el Perú. Sigue leyendo y descubrirás mucho más, sobre este personaje de la política ecuatoriana. (Puedes ver también: Consejo de la Judicatura en Ecuador)

Antonio Flores Jijón

Antonio Flores Jijón fue un político ecuatoriano, presidente entre los años de 1888 y 1892. Siendo el trigésimo quinto mandatario de la república.

Nacido en Quito, fue el tercer vástago del primer presidente del Ecuador como república, el General venezolano Juan José Flores. Por sus venas corría sangre política castrense, además de alcurnia de parte de su madre Mercedes Jijón, quien descendía de familia de la nobleza.

A pesar de que en su juventud no contó con hacerse un profesional de la literatura, su cultura intelectual innata era notable. Poseía un dominio de la lengua castellana, la cual manejaba con limpieza y seguridad.

El género de las ciencias políticas y morales fueron sus aficiones en cuanto al enriquecimiento de sus conocimientos. De allí su habilidad mesurada e inteligencia discreta para interesarse por temas profundos de la historia política de los Estados. Adquiriendo conocimiento de cualquier conflicto sobre la diplomacia de contemporánea de sus tiempos.

Quizás esto le haya valido para ocupar el puesto de Ministro Plenipotenciario durante la presidencia de García Moreno, además de ser enviado especial en Washington, Londres y París.

Entre sus hechos diplomáticos se encuentra la firma del acuerdo entre los países del Pacífico y España en 1871, así como durante su mandato la suscripción del Tratado García – Herrera de los límites con el Perú.

Para la historia política de Ecuador, la presidencia de Antonio Flores Jijón es recordada como una administración progresista civil, serena y honesta. Donde se buscó unificar la familia nacional, que se encontraba dividida, incluso dentro de los mismos partidos políticos.

Luego de cuatro años culmina su mandato constitucional que llegó a su fin el 30 de junio de 1892. En 1895 se retira de la política, viaja a Europa y se radica en Ginebra, donde muere el 30 de agosto de 1915.

Biografía de Antonio Flores Jijón

Juan Antonio María Flores y Jijón de Vivanco, nace en la ciudad capital de Quito el 23 de octubre de 1833. Este alumbramiento ocurre en el palacio de gobierno de Ecuador.

Nación que en ese año era gobernada por el General Juan José Flores, padre del recién nacido Juan Antonio, y concebido con su cónyugue Mercedes Jijón de Vivanco.

Mercedes Jijón era una aristócrata, mujer inteligente, generosa, culta, de presencia elegante. Lo que contribuyó a dar entrada a su marido a la sociedad ecuatoriana, de igual forma lo asistió como consejera por contar con la prudencia, como una de sus virtudes.

Juan Antonio Flores Jijón fue el tercer hijo de once de la descendencia del matrimonio de Juan José Flores con Mercedes Jijón de Vivanco. Descendencia conformada por cuatro varones y siete mujeres. (Puedes ver: Pachakutik)

Estudios

Sus primeros conocimientos educativos los recibe en el recién fundado Colegio Vicente de León de Latacunga (en la actualidad, Instituto Tecnológico Superior Vicente León).

Posteriormente su familia lo envía a continuar sus estudios en Europa, específicamente en París cuando contaba con 11 años de edad.

En París ingresa al Colegio Enrique IV, donde aprende el idioma francés.  Juan Antonio Flores Jijón se encuentra en Europa, cuando acontece en Ecuador la revolución de marzo de 1845. Dicha revolución marcista consigue derrocar al mandato presidencial de su padre.

La situación familiar vive un cambio social y económico que hace que Antonio regrese a América. Para el año de 1847 se encontraba residenciado en la ciudad de Santiago de Chile, marcando esta etapa de su vida un hecho histórico.

El adolescente Antonio que ya contaba con 15 años de edad, escribe un poema titulado Adiós a la Naturaleza, que supuestamente se lo había escrito a la poeta Carolina Lizardi. El papel con la poesía escrita, fue encontrado al lado del fallecido cuerpo de Carolina, tras haber ingerido veneno.

Dicho suceso se convirtió en un escándalo social, y muchos fueron los rumores que surgieron, señalando la poesía de Antonio como inspiración al suicidio de la poetisa Carolina Lizardi. Desde este tiempo nace la fama literaria de Antonio Flores Jijón.

En 1851 regresa a su país natal, al llegar se matricula en la Universidad de Quito donde realiza estudios superiores, obteniendo el grado de Bachiller en Filosofía y letras.

Posteriormente se muda a la ciudad de lima, Perú en 1855, aquí estudiaba leyes en la Universidad de San Marcos. En esta alma mater el ecuatoriano obtiene el título de Doctor en Jurisprudencia.

Luego en 1859, se hace catedrático en Ciencias Políticas y en Historia Universal, en el Colegio de San Carlos de Lima.

Labores Diplomáticas

Con un doctorado en jurisprudencia, Antonio flores Jijón se dedica al ejercicio de su profesión. Paralelamente en sus tiempos de ocio, los ocupa escribiendo artículos para la prensa limeña. Uno de estos artículos publicados en aquella época a recordar fue el que tituló: Análisis de la Constitución Peruana.

En el año de 1859 su padre el general Juan José Flores y Gabriel García Moreno se embarcan en una lucha armada tomando a la ciudad portuaria de Guayaquil por asalto. De allí se estableció una junta provisional de gobierno, presidida por Gabriel García Moreno.

Antonio Flores Jijón es nombrado en 1860, por la Junta de Gobierno como Ministro Plenipotenciario ante las naciones de los Estados Unidos, Francia e Inglaterra.

Luego fue enviado especial a Bogotá para tratar de suavizar la peligrosa situación internacional que se había originado con Colombia, por el intento de García Moreno de iniciar una lucha bélica con este país.

En Francia

En 1861 García Moreno se convierte en presidente constitucional del ecuador. El nuevo presidente envía a Antonio a Francia, como Ministro plenipotenciario ante la corte del emperador Napoleón III. Dicho cargo le es concedido a Flores Jijón, por este poseer un carácter de amabilidad, de extrema generosidad y considerado indulgente hasta con sus propios enemigos. Carácter muy propicio para las relaciones diplomáticas.

En esos tiempos el presidente García había solicitado a Francia la condición de protectorado con respecto a Ecuador, y le da la orden a Antoni Flores Jijón de agilizar la negociación.

El proceso de protectorado planteado por García Moreno, según información obtenida de documentación europea. Establecía un plan donde Ecuador cedía al imperio Francés la posesión de las Islas Galápagos, además de otras tierras ubicadas a orillas del Río Amazonas.

Antonio también debía comunicar el compromiso del gobierno de Ecuador de buscar por cualquier vía, si era necesario, el establecimiento de una monarquía francesa, con tal de lograr el protectorado de Francia.

En Inglaterra

Posterior a las negociaciones infructuosas en Francia, Antonio Flores Jijón fue nombrado enviado especial ante el gobierno de Inglaterra. Esta vez como agente fiscal, para acordar el pago a los tenederos de bonos de la deuda inglesa (deuda de la independencia). (Recomendamos ver: Corte Nacional de Justicia)

En Bogotá

Para el año de 1864 Antonio, cumplía funciones de Ministro Plenipotenciario y viaja a Bogotá en misión calificada de extrema urgencia. Debido a la difícil situación, por las dos guerras vividas en ese tiempo por el Ecuador con el gobierno de la Nueva Granada. Al año siguiente es nombrado Ministro de Hacienda

Su Vida Política

Su inicio en la carrera política, más allá de sus labores como diplomático, la fija su ocupación dentro del ministerio de hacienda del país en 1865. Luego su representación en el parlamento como diputado por la región de Pichincha en el año 1867. En el congreso fue uno de los dos vicepresidentes, siendo a su vez diputado reelecto en 1868.

En la tercera presidencia de Gabriel García Moreno, durante el año de 1871, Antonio Flores Jijón es enviado nuevamente a Londres. La misión encomendada era realizar la negociación por un reajuste en los réditos de mora réditos con los beneficiarios de los bonos de la deuda.

García Moreno no quedo muy conforme esta vez con los resultados de la negociación. A pesar de ello envía a Antonio Flores como Ministro Plenipotenciario a Norteamérica. (Puedes ver también: Defensoría Pública del Ecuador)

Contrae Matrimonio

Estando en los Estados Unidos contrae matrimonio en 1873, con una dama descendiente de la nobleza cubana, llamada Leonor Ruiz de Apodaca, de apenas 22 años de edad.

Tras el asesinato de Gabriel García Moreno, el presidente de gobierno encargado Francisco Javier León y Chiriboga, hace el llamado a las elecciones presidenciales. En estos comicios Flores Jijón es nombrado como candidato.

El diplomático ecuatoriano retorna al país junto con su esposa e hija pequeña. Su retorno al país ahora como candidato presidencial no fue muy bien recibido por su compatriotas.

Solo unas pocas familias los recibieron con agasajos y convites. La llegada al país fue para la fecha de la celebración de los carnavales, recibiendo en algunas oportunidades baños de agua

Ya residenciado en la casa de su madre, en la ciudad de Quito, redacta y publica su plan de gobierno. El cual no es aceptado por los de la tolda del fallecido García Moreno. Quienes lo acusaban de pro liberal y católico desvanecido.

En ese mismo tiempo su esposa da a luz a su segunda hija y cae gravemente enferma por una infección séptica post parto. Antonio Flores Jijón se ve angustiado y decide no embarcarse en la aventura de una candidatura presidencial, redactando su renuncia.

Dicha renuncia no fue dada a conocer en su momento, por lo que es derrotado en los comicios por el Expresidente Antonio Borrero. El 11 de octubre del año 1876 fallece su joven esposa Leonor. (Te invitamos a Ver: Fiscalía General del Estado de Ecuador)

En el Exilio

Antonio Borrero y Cortázar, se mantiene solo un año en el gobierno, hasta diciembre de 1876. Siendo derrocado por la dictadura de Ignacio de Veintemilla y Villacís.

Por las vinculaciones de Antonio Flores Jijón con el grupo de los conservadores, el dictador Veintemilla, allana su residencia. Antonio es llevado a prisión en diciembre de 1877, logrando escapar a solo cuatro días de su captura.

Una vez en libertad se asila en la legación de Francia en ecuador. En enero del siguiente año parte a Nueva York y se radica allí con sus dos pequeñas niñas. Para el año de 1881 aún ejercía su carrera de leyes

Iniciando el año de 1883, el grupo político de los restauradores toman la ciudad de Quito. El dictador Ignacio de Veintemilla sale del Ecuador exiliado.

Antonio Flores Jijón vuelve a sus labores como congresista, siendo electo diputado por Pichincha. Con la designación nuevamente de una de las dos vicepresidencia de la cámara de diputados.

En estas funciones parlamentarias presenta ante el congreso un proyecto de ley, solicitando el voto de las mujeres, buscando la igualdad de condiciones de la mujer con respecto al hombre. El proyecto de ley no tuvo el voto favorable del congreso.

Durante el gobierno de José Plácido Caamaño, Antonio fue designado Ministro Plenipotenciario en Europa.

Una de sus funciones durante este ministerio fue entablar conversaciones con el Vaticano sobre el convenio adicional de los diezmos, así como debía realizarse su recaudación. Además de solicitar su intercesión con los otros gobiernos del continente Europeo, en cuanto a los asuntos pertinentes a Ecuador.

En 1885, firma con España un Convenio de Paz y Amistad. Obteniendo la venia de los salesianos, además de otros grupos católicos.

Su Elección a Presidente

Concluido el mandato de José María Plácido Caamaño, y con su apoyo, fue elegido un nuevo presidente en Ecuador para el período de 1888 a 1892. Este nuevo mandatario era Antonio Flores Jijón, hijo del primer presidente de la nación como república, Juan José Flores, así como el antiguo colaborador de Gabriel García Moreno.

A pesar de esto, e inexplicablemente, dicha elección contó con cierto apoyo de los liberales, incluso de los radicales, que habían generado en el pasado enfrentamientos civiles.

Más sin embargo, debió enfrentar la oposición de los conservadores y a una Iglesia ecuatoriana, cada vez más arraigada en el integrismo.

Antonio Flores Jijón conoció estando ausente en Europa, que acababa de ser elegido para presidente por voto popular. Y que había sido el expresidente Caamaño quien impuso su candidatura.

La Renuncia a Asumir la Presidencia

De igual forma sabía que de afrontar tal responsabilidad, tendría al frente una oposición muy acérrima. Ya que, la elección había sido compartida con personalidades de la talla del liberal Manuel Larrea, el conservador General Agustín Guerrero, Luis Cordero de su misma corriente política, conocida como Progresismo y el líder conservador Camilo Ponce Ortiz de Zevallos.

Haciendo el análisis de todo el panorama el candidato recién elegido, toma la decisión de excusarse y renuncia a dicha elección, desde París.

No obstante el apremio de sus amistades en Europa, y por sobre todo la presión del Papa León XIIl, Antonio Flores Jijón se vio en la obligación de aceptar. Por lo que viaja, y llega a Quito el 13 de agosto de 1888 después de unos años de ausencia.

El 17 de agosto, el pueblo ecuatoriano presenciaría en la Plaza de la Independencia un suceso, que no se vivía desde que subió al poder el presidente más libremente electo, Antonio Borrero y Cortázar en 1875. En dicha plaza se congrego el pueblo para asistir a la posesión de Mando de Antonio Flores Jijón.

El Congreso le tomó el juramento constitucional, con la presencia del Arzobispo. Cumpliendo con todas las ceremonias que exigía la ley. Previamente, el 10 de agosto, el Congreso confirmó la legitimidad de la elección popular de este ecuatoriano.

Antonio Flores Jijón llega nuevamente al Palacio de Carondelet, al mismo lugar en donde vio por primera vez la luz, el 23 de octubre de 1833. Esta vez lo hacía como presidente constitucional de la República de Ecuador.

Antonio Flores Jijón como Presidente del Ecuador

Antonio Flores Jijón inicia su período presidencial con un aforismo que sería carta de presentación para el pueblo que lo había elegido. Este era: “Labor y Moral; Armonía e Igualdad; Libertad y Ley”. La historia relata que Antonio, cumplió con cada palabra de este lema.

Pero desde el siguiente día de iniciado su mandato, sus proposiciones de gobierno fueron cuestionadas.

Debido a que en la práctica dichas proposiciones afectaban a los grandes intereses económicos y políticos de sectores del país. Como la eliminación de los diezmos, registros y capellanías. Además de las reformas a la ley de aduanas, como también el saneamiento del crédito público.

Por la presión opositora, el presidente Flores durante su primer mes de gestión, coloca su renuncia ante el Congreso.

Esta renuncia fue rechazada por el pleno del Congreso, a la vez que la declaraba como una ofensa al pueblo que lo eligió.

Una de las primeras medidas que asumió en la presidencia Antonio Flores Jijón, incluso antes de su histórica renuncia, fue la liberación de los presos políticos. Estos ciudadanos estaban presos después de las revueltas organizadas contra el gobierno de José María Plácido Caamaño.

Además concedió la amnistía a los exiliados y encubiertos, restableciendo las libertades públicas. Al tomar estas medidas hizo la advertencia a la ciudadanía, que no se debía confundir la clemencia con la debilidad en ningún momento.

Algunos de sus lemas durante la Presidencia

Bien había dicho en su primer discurso de toma de mando: Se debe dejar de buscar la libertad, donde en realidad muere, tras las luchas insurrectas. Otra de sus postulaciones dichas en el transcurso del discurso, fue: De igual forma dejemos las discusiones infructuosas, más bien busquemos la forma de enraizar la paz y acciones que lleven a mejoras útiles, en la que todos estén de acuerdo.

Antonio Flores Jijón se pudo mantener en su mandato gracias a sus fuertes relaciones internacionales. Tanto en Estados Unidos, Europa, como en el Vaticano.

Permitió sostener un plan político propicio al modelo agro exportador. Por medio del cual la recuperación del crédito público jugó un destacado rol.

Por otro lado se vio enfrentado por la intolerancia religiosa, por la eliminación del diezmo. Cuestionado por los contratos para la construcción del ferrocarril, así como por los acuerdos de la deuda externa

Todo ello provocó la oposición del sector conservador y de la Iglesia. Por no contar con apoyo de aliados, la naciente corriente política que Antonio Flores Jijón representaba se desgastó paulatinamente.

Gobierno de Antonio Flores Jijón

Gracias al rechazo de la renuncia a la presidencia por parte del Congreso, Antonio Flores Jijón pudo llevar a cabo su gobierno durante el período de 1888 – 1892. Un gobierno que fue culto, de apoyo a la libertad individual, un mandato abierto y amable de acción.

Un importante historiador ecuatoriano se refirió al gobierno de Antonio Flores Jijón, como aquel que representó la nueva tendencia de derecha. Con tolerancia, respeto a las leyes, a los órganos del Estado y a la dignidad humana.

El gobierno de Antonio Flores Jijón se da dentro de la etapa denominada de los gobiernos progresistas de Ecuador. Esta etapa de la historia política del país se inicia en el año 1884, con la administración de José María Caamaño (1884 – 1888).

Estos mandatarios fueron representantes de gobiernos con una tendencia, que tuvo su éxito gracias a alianzas. Como la alianza entre la corriente central de los conservadores y la corriente liberal católica.

Durante esta etapa progresista fueron retomados los planes de reconstrucción del Estado Nación que habían quedado detenidos tras la dictadura de Ignacio de Veintemilla

En la administración del primero de los presidentes progresistas, José María Plácido Caamaño (1884-1888), se reorganizó el Estado, el sistema fiscal, se destinaron fondos a la educación y a las obras públicas. Con el apoyo de Caamaño, fue elegido un nuevo presidente para el período 1888 – 1892, el Doctor Antonio Flores Jijón.

Concluido el mandato presidencial de Caamaño, este fue nombrado gobernador de Guayaquil. Este fue el verdadero hombre fuerte, de la etapa política progresista en el país, la cual llego a su fin en 1895.

Características de su gobierno

Aunque al presidente Antonio Flores Jijón le toco hacer frente a una constante oposición política desde el sector de los liberales. Su gobierno se caracterizó por una tendencia progresista, con la perseverancia en la unificación de todos los ecuatorianos. Flores llevo a cabo un gobierno de coalición nacional.

Poniendo especial interés en el progreso de las vías de comunicación, la educación, el desarrollo cultural, además de avanzar en las relaciones diplomáticas. Logrando que por primera vez las naciones de Venezuela y los Estados Unidos colocaran en territorio ecuatoriano ministros plenipotenciarios, así como enviados especiales.

En la economía

En el transcurso de los cuatro años de gestión de Antonio Flores Jijón, ingresaron al país la cifra de catorce millones de pesos. Dinero que fue de mucha utilidad para un país que se encontraba pobre y desbastado por luchas civiles, además de la resiente dictadura de Ignacio Veintemilla.

De este recurso económico, en el gobierno Flores Jijón, se destinó un millón a la instrucción pública. Al finalizar su mandato se pudo censar más de setenta mil alumnos en todo el territorio nacional.

También fueron destinados recursos para obras de vialidad y con respecto al ferrocarril, Flores se planteó la idea de establecer un enorme contrato con un noble conde. No obstante surgieron las críticas opositoras, desistiendo finalmente el presidente, con esta idea.

En lo económico, Antonio Flores Jijón presentó al Congreso la instauración de un Banco Nacional, que administrara la moneda y el crédito internacional, además de la actividad bancaria privada.

Siendo la idea original de lo que después de 40 años, en 1930, fuera la creación del Banco Central del Ecuador.

Flores fomento con leyes y ordenanzas la producción agrícola de la costa ecuatoriana. Reflejándose en el crecimiento de las exportaciones de rubros como el cacao, café, maderas, caucho, tabaco. Compitiendo a juicio de técnicos internacionales con el que producía el país de Cuba. Se inicia de igual forma durante su gobierno los ingenios de azúcar.

El presidente Flores además, importa desde Australia semillas para la siembra de eucaliptos, que contribuyeron con el ornato, la construcción y la exportación. Así mismo fomentó el desarrollo de la minería en Portovelo y Zaruma.

El Logro ante El Diezmo, los Censos y Capellanías

Desde la época de la colonia regían en el ecuador unas normas, que influían de forma relevante en el ámbito económico, fiscal y social. Dichas normas representaban un grave desequilibrio en el desarrollo nacional de la república.

Antonio Flores ya desde sus funciones como ministro plenipotenciario estaba al tanto de estas normas a las cuales les fue haciendo seguimiento.

Ya como presidente, pública en el país en el transcurso de 1889, un informe de gran relevancia que llamó: Los Diezmos y Censos.

En este informe revela el curso de las negociaciones que el mismo realizó no sólo con el Vaticano, sino como también las principales luchas que libró con los diferentes grupos políticos y religiosos del Ecuador.

Grupos que se resistían a la abolición del injusto y abusivo cobro del diezmo. Este famoso diezmo impuesto por las antiguas normas hispánicas, era el único que gravaba la producción nacional agrícola.

Además había generado a una inmensa red de iracundo e insensatos cobradores, que extorsionaban al pequeño y humilde productor agrícola.

Antonio Flores Jijón estableció la abolición definitiva del impuesto del diezmo. Pero para lograrlo debía ir por partes. Ya que de ese 10% sobre la producción agrícola, que era la más importante del país, se sostenía el Fisco nacional. Así como el mantenimiento de la vida de los sectores religiosos.

Las normas del Concordato de 1862 y sus sucesivas reformas establecían la regulación de las recaudaciones. Las cuales se dividirían por partes iguales a la Iglesia y al Estado.

El presidente Flores logra eliminar de forma definitiva ese lacerante Concordato y lo sustituyó por un impuesto directo a la propiedad agrícola, y no a la producción.

Obras de Antonio Flores Jijón

Antonio Flores Jijón fue un serio y buen administrador, las obras públicas se desarrollaron mediantes planes previamente estudiados o meditados. De igual forma ocurrió con las referentes a la educación. Merece especial señalamiento el inteligente y previsor esfuerzo que realizó el presidente, para solucionar las diferencias limítrofes entre el Ecuador y el Perú.

En materia de educación pública, fue notable la obra de la gestión de Flores. En su gobierno fueron creados veintiún Colegios de Varones con una matrícula de 2.684 alumnos, además de veinticuatro Colegios de Mujeres con matricula de 6.241 alumnas. Para 1892, Ecuador figuraba entre los primeros países de Suramérica en la educación Pública.

En 1892, instaura en la ciudad de Quito el Palacio de la Exposición, lugar donde se exhibieron por muchos años, obras de los mejores pintores, artesanos populares y escultores ecuatorianos.

Se Creó el Instituto de Bellas Artes de Quito. De igual forma la reinauguración del Observatorio Astronómico y Meteorológico de la capital, con aporte de la comunidad francesa en 1892

En cuanto a obras públicas, aumentó considerablemente la extensión de las líneas telegráficas. Logrando que la información que llegaba a Guayaquil se pudiera transmitir a las otras provincias. Consigue recursos económicos para habilitar Puerto Bolívar.

En el ámbito de las vías de comunicación, construye varios caminos como los siguientes:

– La vía que permitía la unión de la sierra con Babahoyo.
– El camino de Azoguez a Cuenca.
– La vía de Alausí a Biblián.
– El camino de Quito a Otavalo.
– La ruta de Loja a Santa Rosa
– El camino de Cuenca a Machala
– Otro camino como el de Ibarra a Tulcán.
– La vía que unía la costa con la sierra. Desde la provincia de Bolívar, que hoy sigue habilitada y es conocida como la Vía Flores.

Más importantes

Antonio Flores Jijón empezó su obra de gobierno fundamentado en las diversas actividades que ya había realizado en el exterior desde 1860.

En materia internacional logró coronar sus esfuerzos de más de 25 años por el apartamiento de la Iglesia del Estado. Aboliendo el Concordato de 1862, mediante el Acuerdo Adicional al Concordato suscrito en Roma el 7 de mayo de 1890, posteriormente aprobado por el Congreso ese mismo año. A raíz de ello se dio la posibilidad de eliminar el injusto impuesto del diezmo a la producción agrícola. Siendo sustituido por la creación del impuesto del 3% sobre la propiedad agrícola, que contribuyó firmemente a financiar al Estado. Otras de las obras más importantes de este gobierno fueron las siguientes:

– Emprendió la solución territorial con Perú. Llegando al acuerdo del trazado de una línea fronteriza amazónica. Que el ecuador ha añorado desde entonces. Mediante esto, se firmó en Quito el Tratado Herrera – García del 2 de mayo de 1890. Frustrado después por los Congresos de ambas naciones.

– En 1890, Antonio Flores Jijón logra el consentimiento del Tratado de Amistad, Comercio y Navegación con los Estados Unidos Mexicanos. Así como el tratado de Paz y Amistad con los países de Guatemala, El Salvador y Costa Rica, y uno parecido con el Reino de Italia.

La OEA y el partido Unión Republicana

– Muy relevante fue la participación de los representantes de Ecuador, enviados por el presidente Flores al Primer Congreso de las Naciones Americanas en Washington entre 1889 y 1890. La delegación estaba encabezada por el ex Presidente José María Plácido Caamaño.

Desde ese primer congreso, surgió de forma oficial el Panamericanismo. Transformado en la actualidad como la Organización de Estados Americanos, la OEA.

– En 1888, crea el partido Unión Republicana conocido luego como Progresista. Con la idea de unir los intereses de la Costa y de la Sierra ecuatoriana. Desde una corriente que no fuera la liberal ni la conservadora.

(Visited 3.210 times, 4 visits today)
Categorías Ecuador

Deja un comentario