En los últimos tiempos, el nomadismo digital ha experimentado un aumento significativo en su popularidad. Aunque muchos destinos tienen requisitos simples en términos de ciudadanía, el país de origen de un individuo puede tener un impacto importante en sus oportunidades de viaje. Uno de los factores clave en este aspecto son los pasaportes, los cuales juegan un papel crucial a la hora de determinar la facilidad con la que una persona puede desplazarse por el mundo.

La empresa Nomad Capitalist, cuyo objetivo principal es maximizar la libertad de sus clientes, ha publicado recientemente su clasificación anual sobre los mejores pasaportes para nómadas digitales. A diferencia del Henley Passport Index, que se enfoca en clasificar los pasaportes más poderosos del mundo basándose en datos de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo, el Nomad Passport Index (NPI) adopta un enfoque distinto.

El NPI examina una amplia muestra de 199 pasaportes a nivel mundial y evalúa su capacidad en términos de viajes sin visado, percepción global, fiscalidad de los ciudadanos, doble nacionalidad y libertad personal. Entre los países mejor posicionados en la lista se encuentran ocho naciones europeas que ocupan los primeros puestos. Suiza lidera el ranking, seguida de cerca por Irlanda y Portugal en segundo y tercer lugar respectivamente. Luxemburgo, Finlandia, Emiratos Árabes Unidos, Países Bajos, Noruega, Alemania y Nueva Zelanda completan el top 10.

Según el NPI, Bulgaria es uno de los países que debería tenerse en cuenta en futuras clasificaciones, ya que ha escalado del puesto 42 al 32 en solo dos años, principalmente debido a su próxima incorporación al espacio Schengen. Otros países europeos como Islandia, Italia y Grecia se ubican en los puestos del 11 al 26, mientras que Singapur ocupa la posición 27.

En el extremo opuesto de la tabla, las naciones peor clasificadas incluyen a Afganistán, Irak, Yemen y Eritrea. ¿Qué criterios determinan si un pasaporte es considerado «bueno» o «malo»? Nomad Capitalist ha revelado que la posibilidad de viajar sin visado representa el 50% de la puntuación total, seguida por la fiscalidad (20%), la percepción global, la posibilidad de doble nacionalidad y la libertad personal, cada uno con un peso del 10% en la evaluación.

Al explicar su metodología, Nomad Capitalist destaca: «Mientras que la mayoría de los índices -y la mayoría de la gente- considera un pasaporte únicamente en términos de privilegios para viajar, en Nomad Capitalist reconocemos que los ciudadanos de diversos países enfrentan diferentes requisitos en términos de impuestos, normativas, libertad y privacidad al viajar».

(Visited 31 times, 1 visits today)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí