Francisco Antonio Pinto: Biografía, gobierno, obras y más

El prócer Francisco Antonio Pinto  fue un notable militar y abogado chileno que se desempeño como un excelente político que logró alcanzar el liderazgo en materia política hasta convertirse en el presidente de la República en el periodo que partió  entre los años de  1827 y 1829, justo el año en que se desató una transformación conservacionista. Donde pinto dejó el mandato del Estado en manos de Francisco Ramón Vicuña para que continuase el gobierno.

Francisco Antonio Pinto

¿Quién era Francisco Antonio Pinto?

Es a bien mencionar de manera más clara y sencilla que Francisco Antonio Pinto pertenecía al ámbito militar siendo un oficial del mismo ente, se destaca además que este  gran ilustre  había servido en las batallas de la Independencia y en el compromiso con Perú. Reconocido como un individuo del Partido Liberal y destacado entre los chilenos como el más iluminado de su época.

Se puede destacar que como Oficial del gobierno chileno este se había unido al desarrollo patriótico del año de 1810, participó como el segundo  jefe del ejército de San Martín durante la cruzada de Perú que se aventuró  durante los años  de 1822 hasta el año de 1823. Por su gran trayectoria resultó electo vicepresidente de la República en el año de 1827. Vea Juan de Dios Martínez

Y que  más adelante,  meses después del hecho esperaba asumir la administración, luego de que Freire se rindiera y renunciara, aboliendo también el mandato federal, quedando de esta manera elegido presidente titular durante el año de 1828,  renunció debido a la resistencia conservacionista  que imperaba en el curso del año de  1829, pero antes del levantamiento de Prieto se vio obligado por el Congreso a tomar  de nuevo a la administración del gobierno para llevar las riendas del País.

Biografía de Francisco Antonio Pinto

Francisco Antonio Pinto Díaz de la Puente  fue Hijo de don Joaquín Fernández de Pinto, concebido en España sin embargo era de origen  portugués, ya que tenia ascendencia de una de las familias más distinguidas y nobles de Portugal que eran muy antiguas, y como madre tenía a   la española Mercedes Díaz de la Puente y Darrigrande, fue un caso único entre sus compañeros.

Su origen se enmarcaba ricamente  en una familia en la que sus padres traían el linaje bien acentuado por  haber nacido en la península ibérica, eso era algo realmente sorprendente para la época, ya que la mayor parte era relativamente de origen muy clásico perteneciente a los criollos, él fue considerado una persona de linaje muy distinguido.

Estudios

Vivió una época en la que pudo aprender muchas cosas que le permitieron crecer con buena cordura, con un excelente material cargado de muchos conocimientos  que lo ayudaron a realizar el curso de sus estudios en la mención de humanidades en el recinto educativo Convictorio Carolino, donde pasó a convertirse en acompañante de una gran cantidad de personas en el proceso de independencia, era muy  sencillo y de fácil trato, lo que le permitía hacer amistades rápido.

Prosiguiendo con el cumplimiento de sus metas asumió el compromiso de cursar leyes en la Real Universidad de San Felipe, facultad que lo certificó como abogado  de manera formal  y legal  el  día 11 de octubre del año de  1808. Mientras tanto, había ejercido una profesión militar siendo para esa época  en el año de 1807  un oficial del regimiento del Rey. Fue profesor de voluntarios en el cuartel de Las Lomas.

Vida Pública

Fue un verdadero individuo de la nobleza más incólume, durante el  curso de la Independencia de Chile en la que además se relacionó con el lado activo, sin embargo, no emergió como un militar más bien  como un negociador. Se encargó de representar a Chile ante la Junta de Buenos Aires en el año de 1811 y aceptó el acuerdo discrecional primario entre las dos naciones. Después de dos años, fue enviado a Inglaterra para intentar que esa nación apreciara la libertad de Chile, lo que no logró fue en vano su esfuerzo.

Fue en Europa donde se encontraba cuando justico en octubre del año de 1814 sucedió el terrible Desastre de Rancagua, con el fracaso patriótico que denotó el inicio de la renovación  tradicionalista. Se reunió con el individuo de la Primera Junta de Gobierno de Argentina, Manuel Belgrano, y con él retornó a Estados Unidos, donde luchó contra los cabecillas provinciales en la cruzada de Alto Perú.

Manuel Belgrano

En la temporada del año de  1820 retornó a Chile con el cargo de Coronel, casado oficialmente en una boda donde Belgrano era el  flamante padrino-, se unió en matrimonio con la leal argentina, Luisa Garmendia Alurralde  con la que tuvo a su hija  Enriqueta que fue concebida en Tucumán y que se convirtió en la cónyuge del presidente Manuel Bulnes.

Con base  fija al retornar a su País, Bernardo O’Higgins lo envió a interesarse en la Expedición de Liberación del Perú, obligado por José de San Martín. Regresó en el año de  1824 con el puesto de brigadier, siendo delegado rápidamente por el Director Supremo Ramón Freire como Intendente de Coquimbo listo para ejercer sus funciones dando marcha con una disposición extraordinaria.

Bernardo O’Higgins Riquelme

Carrera política

Se menciona además dentro de su andar político  que el día  12 de julio de ese año que estaba en curso, que fue designado Ministro del Interior y Relaciones Exteriores con la finalidad de que  suplantara a Mariano Egaña, lo que fue visto como un movimiento para poner fin a la trascendencia de la Constitución que imperaba del año de 1823.

Puede notarse que mediante  su servicio ministerial, el Congreso Nacional fue desintegrado, fue desterrado el sacerdote de Santiago de Chile, José Santiago Rodríguez Zorrilla quien era un fiel seguidor de los realistas,  se extendió la traba de las fuerzas empoderadas con la Iglesia católica, utilizó la mediación para elegir delegados que dependieran  completamente del gobierno.

Se disolvió además con todas las alternativas y pervisiones que se tomaron la Constitución del año de 1823 y comenzó a trabajar para disponer otra constitución que se ajustara al tiempo y a las modalidades que se requería. Se desempeñó como ministro activo en funciones  hasta el  día 22 de febrero del año de  1825, cuando se rindió y optó por  renunciar debido a problemas médicos.

José Santiago Rodríguez Zorrilla

Después de dejar el servicio en el ministerio, fue nuevamente designado Intendente de Coquimbo. En esa posición, se eligió una Asamblea Provincial, que chocó con el gobierno central, para con ello dar el último llamado a las decisiones electorales parlamentarias, que en la conclusión de la reunión fueron inoportunas, no fueron procedentes ni oportunas.

Sin embargo, el intercambio político quedó fuera de toda apreciación  con la divulgación de un rico mineral como la plata que fue encontrada en la ciudad de Arqueros y que con ese dinero obtenido lo usarían para financiar el recorrido a la demarcación de Chiloé, el último bastión práctico de Chile, siempre había una razón que sirviera de puente en todos los asuntos políticos de al nación.

Es de mucha consideración tener en cuenta que en el momento en que los pensamientos federalistas se plasmaron correctamente en el distrito como fines de gran importancia, Pinto mostraría su abdicación de manera muy sabia, atribuyendo que tenía muy serios problemas médicos, lo que se reconoció de buena manera el 29 de septiembre del año de  1826, de esta forma se alejo un poco permaneciendo un tanto aislado de los asuntos del gobierno.

mientras que el gran aprieto que se presentó  causó una severa crisis, que fue provocada por la implantación del federalismo el cual alcanzaría su punto máximo el 24 de enero del año de 1827,  justo cuando el Coronel Enrique Campino rebelara al batallón de Santiago contra la legislatura y el Congreso Nacional, solicitando que el General Pinto fuera designado presidente y como vicepresidente se asignara al  Coronel Campino.

Claramente, Pinto no pensó en el plan de derrocamiento y Campino esperaba mantenerse en el poder. Sea como fuere, la insubordinación fracasó por lo que no tuvo ningún éxito: los  diputados que estaban activos buscaron a Freire, con la intención de que este interviniera en la situación y que por cosas que apuntaron a su favor descubrieron cómo controlar la circunstancia, logrando con todo lo acontecido concluir  de nuevo como jefes de gobierno.

Es precisamente el día  13 de febrero de ese año en curso cuando bajo el mando de Ramón Freire Serrano, Pinto fue elegido vicepresidente de la República, y después del 5 de mayo a  Ramón Freire Serrano le esperaba un compromiso mayor, y fue así que se atrevió a   presentar su renuncia porque tenía que asumir la responsabilidad de la administración de Chile, un cargo de mas entrega donde tenia que sobrellevar las cargas de una nación con mucha mas madurez y valentía.

Es por ello que el día  19 de junio, el Congreso Nacional cerró de forma seria, es decir que  cesaron totalmente sus actividades, lo que infirió el final del proyecto federalista. Y es en las nuevas oportunidades electorales que  el circulo pipiolo alcanzó la victoria ganándose un buen triunfo donde  obtuvo un  66% de la cámara, y que emprendió su trabajo el 25 de febrero del año de 1828.

Ramón Freire Serrano.

Luego de haber asumido el mando se efectuaron preparativos de manera formal y conclusa bien organizados para llevar a cabo los arreglos con los que harían otra Constitución más acorde, para ello organizaron una comisión formada por siete individuos que se designaron con el fin de redactar en un borrador todo el proyecto de lo que querían.

Fue además un trabajo  que fue revisado por el autor literato español José Joaquín de Mora, en los últimos tiempos en los que este había llegado a Chile, fue un excelente trabajo lo que este ilustre personaje hizo al perfeccionar en muchas connotaciones a la nueva constitución que fue declarada y promulgada  el 8 de agosto de ese año en curso.

Pinto esperaba  ver en esos días un levantamiento militar por parte del oficial Pedro Urriola, quien alzó la bandera del federalismo y solicitó su evacuación, pero el desarrollo perdió calidad rápidamente y a pesar de sus destinos de derrocarlo, reforzó en cambio la intensidad empoderada  del presidente haciéndolo más fuerte en su gobierno.

Oficial Pedro Urriola

Se hace clara mención a la disposición electoral que fue realizada con fines presidenciales pautada para el año de 1829 en la cual obtuvo la victoria por total mayoría llevándose la gran parte en los escrutinios, es decir, triunfó. Aunado a todo lo sucedido se pudo notar que hubo un sólido desacuerdo sobre la autenticidad del vicepresidente José Joaquín Vicuña, que solo tenía la cuarta parte de los votos ganados.

Para ello Pinto afirmó  que por razones de bienestar  físico debido a sus quebrantos con la salud el permitió la iniciativa de dejar el gobierno del Estado a que se ejerciera  de manera incidental  eventualidad que ocurrió desde el día 16 de julio al  día 19 de octubre del año de  1829  por el entonces líder del Senado Francisco Ramón Vicuña Larraín quien era el encargado de llevar las riendas del mandato.

Francisco Ramón Vicuña

Una vez que se restablece su condición física Pinto continuó con la administración del gobierno a partir del día  19 de octubre durante el período protegido constitucionalmente del año de 1829 hasta el año de 1834, pero los ánimos se vieron favorecidos por  tan esperada elección del vicepresidente, que reventó en la guerra común  acontecida en el periodo  establecido durante los años de 1829 a 1830.

Es por ello que las áreas de Concepción y Maule, a pesar de los militares del sur, Impulsados ​​por José Joaquín Prieto, ignoraron la legitimidad de las declaraciones de presidente y vicepresidente que celebró el Congreso Nacional. Pinto prefirió ante tanto conflicto el retiro  y más aun, ver que para nada valió sus esfuerzos por lograr la conciliación entre las masas  que debatían con el fin de mantener una distancia estratégica con la  guerra común.

El poder evitarla en todo cuanto fuere posible fue su más fundamental anhelo, pero que fue frustrado, no lo consiguió y luego de dos semanas,  justo el 2 de noviembre, dejó la dirección del país nuevamente en manos de Vicuña y se aleja dejando que otro lleve el mando y  dirija al País, nación que experimentó de distintas maneras los conflictos que se armaban por la pretension de asumir el poder.

José Joaquín Prieto

Después del éxito que lograron los conservadores, se retiró de todas las cuestiones políticas de orden legislativas y sus derechos como general de división fueron retirados, mas no lo hizo sino  después de que su pequeña hija Enriqueta se casara con el general Manuel Bulnes, convirtiéndose su amada en hija, esposa y hermana por los distintos parentescos que adquirió al casarse con un político importante.

Logrando con ello el privilegio de que se le devolvieran sus beneficios y  a la vez se le restableciera  en el Ejército como un consejero de Estado nombre que se le designó.  Se desempeñó más adelante como Congresista  que fue elegido entre los años de 1846 y 1855,  también fue líder de la cámara alta chilena entre los años de  de 1847 y 1849.

General Manuel Bulnes

Gobierno

Su ingreso en el poder inició a mediados del año de  1827, cuando el Congreso  había  designado por elección a Ramón Freire Serrano como Presidente y como Vicepresidente Francisco Antonio  Pinto, quien suplantó a Agustín Eyzaguirre Arechavala.  Más adelante surgen los acontecimientos que descontrolarían el gobierno en cierta forma.

Por lo que el 2 de mayo, a raíz de una disputa entre la figura del ministro  del Interior, Manuel José Gandarilla Guzmán y el Congreso, Ramón Freire Serrano  dejó el poder. En ese punto el Congreso, y Según lo indicado por las leyes, designó el control a Pinto. Al principio, Pinto desechó la orden, pero finalmente reconoció la asignación y se  juramento el 8 de mayo de ese año en curso.

Durante el Período que ha sido llamado agitación política, en plena euforia que era totalmente  Federalista y cuando los  fuertes impactos del marco del gobierno  hacían eco de una contrariedad, debido a la inseguridad política que era motivada por la ausencia de Cultura, instrucción e importancia en el campo.

Esto inspiró alrededor de entonces, una gran progresión de juntas  y Presidentes, que mientras tanto causaron la decadencia financiera, Además, la agricultura estaba completamente perdida. Chile vino a tener una enorme obligación u deuda externa impresionante, el crédito de Londres aumentaba.

A pesar del hecho de que, no había grupos ideológicos la ciudadanía estaba dividida. En algunos lados: los federalistas en torno a José Miguel Infante Rojas, o’higginistas, estanqueros o portalianos, Pelucones o moderados, pipiolos o disidentes liberales  que  eran contrarios a la iglesia. Vea Alfredo Baquerizo Moreno

José Miguel Infante Rojas

El primer objetivo de Pinto fue romper el Congreso, sin embargo estuvo frente a ocasiones y se dio cuenta de cómo deshacerse, siendo suplantado por una comisión de ocho personas hasta la carrera de un congreso constituyente que estaría obligado a dirigir otra Constitución, disponiendo del Sondeo Gubernamental  promovido por  Infante en el año de 1826.

Sea como fuere, el federalismo no se rindió por lo que  Infante  se desligó  y rompió  cruelmente contra el Gobierno y desde su periódico  “El Valdivia Federal “, inició  una batalla de resistencia. Mientras tanto, Legisladores formalmente vestidos, no pagados y destituidos, que se encargaron de mantener  una atmósfera de inestabilidad que el Gobierno de  Pinto no logró controlar fue totalmente desbaratadora y muy aparatosa la congestión que allí se presentaba.

Además, en ese año en curso, se emitió la decisión del fallo arbitral que concluyó  el almacenamiento de tabaco, que causó nuevos fomentos en la condición política por parte de los individuos  pertenecientes a ese grupo, se incluyó que el invierno en Santiago fue particularmente ventoso, causando daño genuino de las inundaciones,  situación que el gobierno de Francisco Antonio Pinto tenía que paliar.

Fue justo en el mes de febrero del año siguiente, en el año de 1828 que se logró  la consolidación de  un Congreso Constituyente que se encargó de asignar una delegación para que se hiciera cargo de la redacción de la nueva constitución. Fue el responsable de esto, el español José Joaquín de Mora, que hizo uso de la constitución del año de 1912 de su nación para fundamentar la nueva carta magna  así como también del  Ensayo del Gobierno.

El diálogo  realizado  en referencia de la nueva Carta continuó durante medio mes, hasta que quedó redactada tal como lo habían previsto, y una vez ya lista la Constitución Pinto la declaró como oficial  el 8 de agosto del año de  1828. A pesar de que era mejor que las pasadas, pero  para no ser completa,  estaba bastante  desconectada de la verdad social y política de Chile.

Los aspectos más relevantes que figuraron durante su gobierno se dieron con la  noble  gestión  de trabajar por la Constitución liberal del año de 1828, que construyó las fuerzas legislativas, ejecutivas y judiciales. En temas instructivos, avanzó la capacitación debidamente financiada por el estado, haciendo, entre otros proyectos de gran importancia, el Liceo de Chile y el Colegio de Santiago.

Colegio de Santiago

Fue un proceso de muchos conflictos, trabas y congestiones por parte de otros grupos militares que procuraron acortar su mandato, mientras que otros lo consideraron vital, pero en nada le ayudaron con los conflictos, más bien fue razón para que Pinto se rindiera y renunciara  en el mes de  julio del año de  1829. Vea Cipriano Castro

Se tomaron decisiones  y se llevó a procesos electorales, con los que el sector de Pipiolo ganó una vez más y Pinto regresó como Presidente de la República. Para la Vicepresidencia, en cualquier caso, ninguno de los aspirantes obtuvo la parte vital del escrutinio, por lo que la asignación del Congreso cayó al liberal Joaquín Vicuña, que no estaba entre las dos partes dominantes iniciales.

Esta circunstancia no fue del todo aceptada motivado a que se encargó de incitar el desafío de los conservacionistas, que apelaban que las elecciones no eran válidas. En medio de esta mala gestión, Pinto nuevamente renuncia una vez más, todo era un terrible conflicto por todo quería armar un lío, peleaban y lo único que lograban era el atraso de los planes y proyectos que ya estaban establecidos para el bien de la región.

Ramón Freire representante del sector los Pipiolo

Retiro y regreso a la política

A pesar de que no se interesó en las ocasiones de usara las armas, Pinto fue liberado o mejor dicho dado de baja del ejército por los pelucones y se apartó a la vida privada. Independientemente de todo, pero debido a su experiencia, su conducta, ningún político activo lo dejó allí, en este caso el presidente Manuel Bulnes lo designó  como fiel asesor de Estado.

Era un hombre reconocido y muy distinguido por su trabajo y en el año de 1843 nuevamente es llamado y fue elegido agente para La Serena. En tal condición, esperaba la administración de la Cámara Baja asumiéndola en los ciclos que partían desde los años de 1846 hasta el año de 1855 y desde el año de 1855 hasta el año de 1864 que fue representante del senado  logrando  con su buen trabajo la administración del Senado.

Manuel Bulnes

Francisco Antonio Pinto y la Educación

Con el gobierno del presidente  Francisco Antonio Pinto,  se procuró de muy buena manera  implantar instrucciones educacionales sobre establecimientos con fundamentos bastante fuertes. Sus esfuerzos también se recogen con más profundidad en la educación media que también tenía su importancia. Vea Juan Luis Sanfuentes

Sea como sea, el jefe legislativo de Valparaíso estableció algunas escuelas de Lancaster en el puerto. Lo que posteriormente el presidente Pinto reedificó, instaurando de esta manera el Instituto Nacional como la escuela típica para la preparación de educadores lancasterianos. En el periodo marcado del año de 1830 había para esa época una totalidad de 26 escuelas primarias bien fundamentadas en Santiago en conjunto con las áreas que estaban conectadas a una participación normal de 1,723 estudiantes de instituto medio.

Contemplando así que  Cuatro de ellos eran conformados por 2 recintos para hombres y 2 para las  damas, estaban abiertos al público en general. Los otros recintos educativos   se ha considerado que eran privados o convencionales. No hay información segura sobre este último punto en el resto de la nación, aparte de en Chiloé.

Sector de Chiloé

En áreas urbanas muy significativas por ejemplo, Concepción, La Serena, Valparaíso, Talca y Chillán también existían escuelas no públicas, cuyo número no se ha logrado estipular ni  tenido la opción de confirmar. Porque muchos tuvieron una breve presencia, lo que no dejó que de ellas quedara algún registro documental que confirmara totalmente su existencia.

El territorio de Chiloé emerge como una isla en este punto de vista tan importante, es por ello que se admitió como parte fundamental aunque no estaba  bajo el principio de la naciente República, la misma surgió con buena expectativa y propósito que era acompañado con la buena y sana voluntad de la población. Vea José Luis Tamayo

Territorio de Chiloé

Los  diversos cambios que se dieron en todas las solicitudes mediante la gestión del  Gobernador Quintanilla fueron todas acopladas a la orden como se deberían ejecutar, considerando que el resto lo harían  los gobernadores emitidos por el Rey,  eventos que se suscitaron hasta 1826, para otorgarle su propia administración, como huérfano  de todos los guías externos, pero que descubrió cómo mantener una situación normal como estado de instrucción esencial.

En enero del año de  1827, hacia el final del año principal de gobierno, que  oficialmente se encontraba bajo la República, se consideró que el administrador quien era el General José Santiago Aldunate, tenía un registro de nítidas congruencias de lo que allí se encontraba como centros de educación, cuya exactitud afirmaba otra evaluación realizada un año después.

Logró cuantificar mediante censos previamente registrados de los habitantes que se encontarban en  la Isla pasando a un general  conteo de  42,309 personas que eran  ocupantes vitalicios, de los cuales 7,604 eran niños y adolescentes cuyas edades oscilaban  desde los  7 a 15 años y solamente acudían a clases 3,511. Vea José Joaquín de Olmedo

Isla de Chiloé

Después de un año, la población estudiantil ya  era de  4.606 estudiantes plenamente activos. En la zona de gente pobre y en la isla inversa de Chiloé, donde la mitad de los niños recibió instrucción esencial, mientras que en Santiago solo el 10% de la población escolar la recibió. Esta cifra simboliza el costo que  generalmente  fue ineludible ya que el avance de costos que  Chile pagó por el progreso del cambio de estatus de  ser precursor a un país libre que pudiese manejar sus propios recursos en materia educativa.

Obras

Muy a pesar de los  contratiempos  que se suscitaron durante el Gobierno de Pinto, en ese período se proclamó la Constitución del año de 1828. Se avanzó en gran manera con los proyectos establecidos para  las escuelas que eran debidamente financiadas por el Estado y la formación de mujeres que fue otro proyecto que fue bastante exitoso en esa temporada.

Fue tanto así que en el mes de mayo del año de 1828, se hizo el Colegio para Señoritas y, mientras tanto, los estanqueros establecieron el Colegio de Santiago, que más tarde coordinó Andrés Bello López. En un mínimo de dos años, Pinto cambió la nación, rediseñando el ejército, las  entidades  públicas a las que le dio distinción al igual que al sector de  la policía.

Fue el prócer  de las cosas por venir como la de ser el padre del reconocido  presidente de la República, don Aníbal Pinto Garmendia, a quien le reventó la Guerra del Pacífico en medio de su mandato. Sus experiencias marcaron la historia del País chileno permitiendo que quien lo recuerde lo vea como un verdadero prócer que lo dio todo por su nación.

Don Aníbal Pinto Garmendia

Muerte

Cabe mencionar que después de haber transcurrido un largo periodo de tiempo, donde supo cómo lidiar con los aconteceres del día a día, porque era un hombre de mucha envergadura que luchaba dentro de las pautas que creía y consideraba pertinentes al caso, mas no se enfrascaba en los conflictos, si tenía que retirase, sencillamente lo hacía y esperaba el momento oportuno.

Fue tan reconocido, que cuando otro líder político asumía el poder lo buscaba para que trabajara en su periodo de gobierno, porque realmente era bueno en lo que hacía y sobre todo su conducta que era excelente. Es por ello que su trabajo quedó como un legado, este fue un líder político que a la edad de 73 años muere  en la ciudad de Santiago el 18 de julio del año de 1858.

Fue ordenado por la Nación como Director Supremo para dos años específicamente,  terminando con él, el momento de agitación política que vivió Chile desde hace mucho tiempo, ya que Bernardo O’Higgins Riquelme había desistido  hasta la batalla de Lircay.

(Visited 413 times, 1 visits today)
Categorías Chile

Deja un comentario